Salud Digital

SALUD DIGITAL

apoyo a Colegio Médico-Texto de la Dra Graziella Volpi

En la 58ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en Ginebra en el año 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció por primera vez la contribución de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los servicios de salud (WHO, 2005). La OMS definió salud electrónica como el “coste efectivo de las tecnologías de la información y comunicación al servicio de la salud y de los campos relacionados con la salud, incluidos los servicios de salud, la vigilancia de la salud, la literatura en la salud, la educación en salud, el conocimiento y la investigación “ (1).

Con la salud electrónica se abren un gran abanico de posibilidades que tienden a resolver un conjunto de problemas en los que se encuentra el sistema sanitario (2). Es una práctica emergente entre la intersección de la informática médica, la salud pública y el business, permitiendo llevar al máximo la atención centrada en el paciente (2). 

Se entiende por Telemedicina la utilización de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) para la transferencia de información médica con finalidades diagnósticas, terapéuticas y educativas (2). La Teleasistencia fue definida por Barlow et al. (3) como “el uso de la tecnología de las comunicaciones para brindar asistencia médica y social directamente al usuario (paciente)”, por lo que es una herramienta usada por los profesionales para otorgar apoyo a las personas y debe ser empleado como un servicio centrado en el usuario  que complemente, en lugar de reemplazar (4). Es un “servicio de asistencia prestado a distancia mediante redes de telecomunicación” (5). La incorporación de las nuevas tecnologías en el campo de la salud y de la asistencia social es un fenómeno mundial (4).

La población mundial se encuentra inmersa en un proceso de envejecimiento, donde se espera que el número de personas mayores de 60 años ó mas se duplique para el año 2050 y se triplique para el 2100.  A nivel global, el número de personas mayores a 65 años crece a un ritmo más rápido que el resto de los segmentos (6).

El envejecimiento de la población, viene acompañado de un aumento de la prevalencia de las Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ECNT). Este aumento, ha creado la necesidad de adaptar los modelos de atención que permita reducir el alto gasto en salud actual, representando en este momento el 10% del PBI en los países de la OCDE (7). Este aumento del PBI hace que los sistemas de salud a nivel mundial (situación a la que no es ajena nuestro país), paute la necesidad de recurrir a herramientas de Salud Digital, como la Telemedicina, que permitirá grandes beneficios. Por lo tanto, en el contexto actual de restricciones presupuestarias para la salud, la eSalud se ha consolidado en el mundo, como un instrumento muy útil para mejorar la equidad en el acceso y la calidad de la atención médica (2).

El primer beneficiado es el usuario, porque como ya dijimos la esalud se trata de asegurar una salud mas equitativa, eficaz, eficiente, integradora y accesible, llevando a un empoderamiento del paciente que permita ser partícipe de la toma de decisiones sobre su salud o enfermedad. Todo esto facilitado por la salud 2.0 y 3.0. 

Debemos reconocer dentro de las tecnologías de eSalud, además de la Telemedicina en todos sus términos (teleeducación, teleconsulta, tele imagenología, etc.), otras herramientas que son muy útiles en la asistencia médica y que ya están siendo utilizadas con éxito en todo el mundo. Ellas son: la mSalud (o salud móvil), salud inhalámbrica (wirless health), la Realidad Virtual, Realidad Aumentada, Gamificación, Inteligencia Artificial y los sistemas robóticos. Un ejemplo de este último es la película “Un amigo para Frank” que nos muestra la utilidad de los mismos en el cuidado de nuestros adultos mayores. ¿Cuántos de nosotros utilizamos dispositivos weareables para medir frecuencia cardíaca, metros caminados o calorías consumidas? Ahora con la mHealth o mSalud, tenemos la posibilidad de subirla a una App, guardar su registro e incluso compartila en nuestra Historia Clínica Electrónica (HCE) o, simplemente dejarlo “en la nube” para mostrárselo a nuestro médico en la consulta. 

Para lograr sistemas mas sostenibles dentro de un contexto sociosanitario que ha cambiado, se necesita mayor aplicación de las TIC, pero también una toma de decisiones mas audaces, que permitan avanzar a la reforma del sistema, para mejorar la eficiencia y calidad de los servicios que se le otorguen al paciente (8). 

El empleo de estas nuevas tecnologías son un evento incontenible en todo el mundo. Han llegado para quedarse. En Uruguay ha demorado un poco mas en instalarse, pero esta circunstancia que aqueja al mundo en su totalidad, como es la pandemia del Coronavirus es el momento adecuado para adoptarla y generalizarla a todo el país, acercando al médico generalista y especialistas a toda la población, en el rincón del país que se encuentre, con igualdad de acceso y posibilidades para todos los uruguayos. Tenemos ahora la gran ventaja de la nueva Ley que da marco a su uso, ya que su falta era planteada por algunos colegas como un impedimento. Debemos continuar en este proceso de aplicar las nuavas tecnologías en la salud, integrar un equipo multidisciplinario entre profesionales médicos, licenciados e informáticos, que permita aprovecharlas en su máximo potencial. 

Como base ética y dentológica deberíamos tener en cuanta los códigos empleados en la Comunidad Europea, líder en legislación, en seguridad y protección de datos, ya que en ese sentido debemos transcurrir los uruguayos, con la certeza que a medida que progrese nuestra legislación, se irá alineando a las mas avanzadas del mundo. 

Bibliografía

1. OPS eSalud – La eSalud y la información de la salud @WHO/HQ por Najeeb Al-Shorbaji, Director del Departmento de Gestión e Intercambio de Conocimiento, Organización Mundial de la Salud (OMS) [Internet]. [citado 27 de marzo de 2020]. Disponible en: https://www.paho.org/ict4health/index.php?option=com_content&view=article&id=32:ehealth-and-health-informatics-whohq-by-najeeb-al-shorbaji-director-of-the-department-of-knowledge-management-and-sharing-world-health-organization-who&Itemid=226&lang=es

2. Azucena K, Vargas C, Luis C, Bocanegra S, Sánchez JM, José P, et al. Nuevos modelos de salud en la nueva sociedad: la eSalud. En. Disponible en: http://materials.cv.uoc.edu/daisy/Materials/PID_00257448/pdf/PID_00257448.pdf

3. Henderson C, Knapp M, Fernández JL, Beecham J, Hirani SP, Beynon M, et al. Cost-effectiveness of telecare for people with social care needs: The Whole Systems Demonstrator cluster randomised trial. Age Ageing. 2014;43(6):794-800. 

4. Stowe S, Harding S. Telecare , telehealth and telemedicine. Eur Geriatr Med [Internet]. 2010;1(3):193-7. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.eurger.2010.04.002

5. Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad. Guia de teleasistencia domiciliaria. Gob España. 2011;60. 

6. Envejecimiento | Naciones Unidas [Internet]. [citado 19 de abril de 2019]. Disponible en: https://www.un.org/es/sections/issues-depth/ageing/index.html

7. OCDE. El gasto público social en países de la OCDE. Soc Expend Updat 2019 [Internet]. 2019; Disponible en: www.oecd.org/social/expenditure.htm

8. Server. HACIA LA TRANSFORMAC HACIA LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL SECTOR DE LA SALUD [Internet]. [citado 13 de diciembre de 2018]. Disponible en: https://seis.es/wp-content/uploads/2018/02/LA-TRANSFORMACION-DIGITAL-DEL-SECTOR-SALUD-EN-ESPAÑA.pdf